lunes, 23 de enero de 2017

EL ‘TORNADO DEL YO’ y SU DISOLUSIÓN A TRAVÉS DEL ‘TRABAJO INTERIOR’


  
 ELCONOCIMIENTO DE SÍ MISMO y LA EVOLUCIÓN DEL ALMA


¿Qué es el yo?

           
            El Yo Soy, siendo la primera persona del verbo “ser”, es en realidad “el SER”, al cual algunos llaman PRESENCIA ó Testigo. El Ser es la Vida universal, es decir una Única Vida expresándose en y a través de infinidad de miríadas de formas, visibles e invisibles, en todos los planos en que se manifiesta dicha VIDA.
El SER es la Presencia en el Todo. Al decir “Yo Soy”, sabiéndolo o no, estamos haciendo referencia a esta infinita y siempre presente e indivisa VIDA en nosotros. Por lo tanto: todos somos, y todas las cosas son, esta VIDA en manifestación.

            Ahora bien: ¿Qué sucede con la conciencia del hombre…? Si en realidad no podemos ser otra cosa más que esa Vida Divina e infinita… ¿por qué el hombre se refiere a sí mismo comúnmente diciendo cosas como: “soy pequeño, o alto”, “soy delgado, o gordo”, “soy alguien insignificante”, “soy peor o mejor que los demás…”, “soy de tal nacionalidad…, abogado, con hijos…, ó… soy obrero, soltero…”, “soy incapaz …”, “yo soy el que piensa así, pero no de esa otra forma…”, etc. siendo estas identificaciones muy limitantes de la Vida universal…?

            Es evidente que el hombre vive aturdido por sus sentidos físicos y se ha enredado en las aparentes limitaciones que estos sentidos han reflejado de alguna manera en su conciencia. La mente humana concreta no ha ido más allá que la comprensión material de la existencia, y aún así, con deficiencias. Para quienes viven afirmando de sí mismos cosas semejantes, el sendero espiritual aún permanece cerrado, porque ese Sendero es el camino al SER, a la VIDA, es la vuelta al Yo Soy Real, sin limitaciones.
Es por esto que hay que hacer una distinción entre lo que sería el “Yo Soy” o Ser puro, que es VIDA ilimitada, y lo que es el “yo psicológico” ó yo personal ó ‘ego inferior’ (como también se le suele llamar). La palabra “yo” se suele emplear para ambos niveles, pero significan algo totalmente diferente. Estos conceptos tienen que estar claros, para el comienzo de lo que llamamos “conocimiento de sí mismo”, por que…: ¿Qué es el “sí mismo”? He aquí la cuestión central de este tema, y de alguna forma ya fue expuesta la temática.

            Para que el Ser puro fluya libremente a través de la conciencia del hombre, se debe producir una purificación de la conciencia, o de la mente; porque la mente humana, al estar tan condicionada por el trasfondo psicológico de experiencias y creencias, no puede dejar pasar los rayos luminosos de “el Sol del Ser”. Por eso, la tarea interior es, en primer lugar, observar y conocer al “yo psicológico”; descubrirlo en nosotros mismos; porque solo al ver y darnos cuentas de las “nubes” en el cielo astral y mental podremos despejar el cielo para que el Sol penetre con sus rayos en la conciencia. Todo esto es lo que podríamos llamar “purificación”.

            Siguiendo con la reflexión, veamos mejor qué sería el “yo psicológico” o humano.

            ‘El yo humano es la identificación con el cuerpo y sus necesidades’. Esta sería la forma simple y sintética de enunciarlo, pero veremos que es más complejo que esto.
            El yo psicológico es un mecanismo de “identificación” que surge de la actividad de los sentidos físicos en su interacción con el medio, plagado de objetos, en el cual está inmerso el cuerpo  humano, y de cuya actividad, la mente crea conceptos e ideaciones. De esa interacción con el medio, también surgen los deseos de todo tipo. Según sean las experiencias que se produzcan, de placer o de dolor, en sus diferentes rangos y categorías (físicas, emocionales y/o mentales), se producirán en la conciencia reacciones de atracción o rechazo.
            El cuerpo físico, con su correspondiente cerebro y sistema nervioso, dan al hombre noción de estar separado de los demás objetos y del resto del mundo. Esta ‘sensación de separatividad’ que dan los sentidos físicos y el sistema nervioso relacionado, es más compleja si se agrega la vida afectiva, emocional, a esta ecuación.

            El yo es identificación con experiencias físicas, afectivas, emocionales y mentales; es un complejísimo mecanismo de “identificación” que incluye experiencias múltiples de atracción y rechazo, desde las vivencias más simples y tempranas del bebé recién nacido hasta las más complejas preferencias intelectuales de un adulto.  

Se nos hace muy difícil estudiar al yo, por que para hacerlo sin que quede solo en ideas teóricas, debemos entrar en un profundo descubrimiento de nosotros mismos. No nos bastará con estudiar la “anatomía” psicofisiológica y espiritual del yo en libros. Deberemos además conocer su “fisiología” (funcionamiento) íntegra, física y psicológica, a través de la observación directa en la vida diaria en las relaciones con los demás.

 El “yo” es nuestra naturaleza psicológica, por lo tanto, los libros pueden ayudar, pero no completar su estudio, hasta que no hayamos dado con ‘la causa del yo’ en nosotros mismos, a través de una comprensión directa.

            La naturaleza del yo es la misma en todos los seres humanos, por lo tanto, observarla y descubrirla en nosotros mismos es verla y descubrirla en los demás, ya que no hay separación en lo que respecta a la raíz del yo.

            Se ha dicho que el yo, como todas las cosas aparentemente objetivas, es ilusión, maya (algo “medible”, finito, por lo tanto ilusorio, ya que la Vida real es ilimitada, el SER es unidad indivisible; por lo tanto todo lo que aparente ser finito, medible y separado, sería en el fondo, ilusorio, irreal o relativo). Llegar a VER esta hipotética verdad sería vivir un proceso alquímico de la conciencia. Iremos viendo esto.
           
El yo es complejo, muy complejo y contradictorio. Por ejemplo: Alguien que se comporta agresivamente con su esposa e hijos, que manifiesta poder en forma violenta, es habitualmente alguien débil por dentro, es común que ocurra que haya sido sometido con violencia en su infancia. O, un hombre “machista”,  es alguien a quien le cuesta mucho reconocer su lado femenino, y lo rechaza criticando al género opuesto para realzar su aparente masculinidad. Otro ejemplo: Es común y corriente el ‘miedo a no ser querido’, pero coexistiendo junto al ‘miedo a dejarse querer’; por no querer sufrir nuevamente el dolor al abandono o pérdida del amor. En este ejemplo se presenta una típica contradicción interna: el miedo a no ser amado junto al miedo a dejarse amar. Este tipo de contradicciones forman parte del yo psicológico.
La contradicción o incoherencia es una de las razones de la complejidad del yo, pero otra es su característica de poseer múltiples facetas. Hay quien ha dicho que no existe solo un yo, sino múltiples yoes en un mismo individuo, es decir tendencias y deseos diferentes y contrapuestos que reclaman su lugar en el individuo. En su interior, se libra una lucha permanente entre esas tendencias, hábitos y deseos, muchas veces contrapuestos. El hombre no puede estar en paz porque esa lucha entre “yoes” permanece en su interior. Se ha llamado a esto “fragmentación”, estar divididos o fragmentados internamente, con contradicciones, lo cual genera un permanente conflicto.

El conflicto pareciera ser parte constitutiva del yo psicológico. Ahora nos podemos preguntar: ¿Qué puede hacer el hombre al respecto…?
En primer lugar diría que nada puede hacerse sin autoconocimiento. Realizar un buen estudio sobre la constitución humana es lo primero. Sin una base sólida en esto será muy difícil, si no imposible el autoconocimiento. Además habremos de aplicar el método de autoobservación, como ya se expresó, en un estado de alerta interior. En síntesis: estudio y observación de sí mismo y de todo lo que nos rodea en forma holística.
En el sendero del autoconocimiento debemos ser capaces de ver y enfrentar lo que nos sucede, es decir, no escapar ante lo que nos pasa internamente, sino aceptarlo, sea lo que fuere, aceptarlo sin juicios de valor. Como el hombre está lleno de juicios de valores y creencias culturales, religiosas, morales, etc., no puede aceptar las cosas como son. Por ejemplo, ‘el machista’ debería aceptar que, como todo hombre, tiene en sí mismo aspectos femeninos (lo cual no ocurre por que justamente es “machista”, por negarlo); el violento e iracundo debería aceptar su debilidad y falta de amor que tiene por dentro…, hay aparentes filántropos que deberían aceptar su egoísmo oculto, el celoso debería ver y aceptar su apego.... En fin, es evidente que se necesita de una preparación y maduración interna para aceptar sin resistencias “lo que es” tal como es, no como quisiéramos que fuese, y para esto es necesaria apertura e ‘inteligencia’ (no solo intelecto). Para este tipo de autoconocimiento debemos estar dispuestos a morir a los ideales y arquetipos de perfección y a dejar de lado los “ideales” y “modelos” morales, porque quien los porte podrá observar resistencias a ‘ver lo que es, tal cual es’. Esas resistencias y negaciones a “ver” vendrán desde el trasfondo psicológico lleno de modelos, creencias, hábitos de pensamientos familiares, culturales, religiosos, etc. Hay quien podrá decir que no puede renunciar a los ideales, porque son el rumbo de su propia vida… Bien, quien no pueda hacerlo, seguirá con sus ideales a cuestas, porque por ahora forman parte de su necesidad psicológica; pero para el verdadero autoconocimiento la renuncia a los modelos es vital. No hace falta llevar ideales y arquetipos de perfección en nuestra mente, aferrándonos a los mismos, porque si acaso tal perfección existiese, no precisaría de nuestra adhesión y apego, sino que tendría existencia por sí misma. Por lo tanto podríamos dejar de lado todo lo que en nuestra mente pueda funcionar como “estorbo” para el autoconocimiento. En todo caso, observar y conocer nuestro apego a ideales formaría parte del mismo autoconocimiento.
Empezar a vaciarse de tantas creencias, modelos y juicios conscientes e inconscientes tiene relación con el proceso de “desaprender”, del cual algunos hablan…

            Podríamos definir al yo personal como una entidad muy compleja de mecanismos kamamanásicos (deseo y mente en conjunto), donde existirían elementos psicológicos no solo de la presente vida, sino gérmenes activos de vidas pasadas que, en forma de “skandhas” (tendencias, hábitos físicos, mentales, etc.) influyen en la propia y  actual existencia.

También se podría decir, si nos permitimos ser creativos en tan obstruso tema,  que EL YO PSICOLÓGICO ES UNA GRAN FORMA MENTAL-ASTRAL, que incluye imágenes, creencias, emociones y formas de pensamiento de diferentes tipos e índoles. El yo vendría a ser la “forma mental madre” de todas esas energías siempre en movimiento en torno a un centro de identificación personal.
Podríamos visualizarlo, si quisiéramos ponerlo en una imagen, como un gran tornado de energías vibrantes de todo tipo, girando sobre sí mismas y trasladándose sin cesar, siendo capaz de arrancar y ‘fagocitar’ lo que encuentra a su paso y de ‘destruir’…, aunque es de suponer que llegado el momento pierda su fuerza y desaparezca, al igual que como ocurre con un tornado en la Naturaleza. Los tornados se forman y existen un determinado tiempo, luego se disuelven, como todo en la manifestación. Como el yo psicológico es un producto o subproducto más de la manifestación universal en una determinada fase evolutiva de la Conciencia, la lógica nos llevaría a determinar que, como ocurre con todas las demás cosas manifestadas, llegado su momento, también se extinguiría. En todo caso, cierto es que tal extinción no sería de modo alguno desaparición, sino transformación; porque nada se pierde en el Universo, todo se transforma. Por lo tanto, la extinción del yo humano, sería en realidad una absoluta transformación alquímica, tan profunda en su misma esencia, que no sería incorrecto hablar de “extinción” (concepto polémico para algunos investigadores), ya que como tal, el yo separado o individualidad dejaría de existir para seguir existiendo como “algo” enteramente diferente. Ese es el significado de Nirvana, extinción, disolución.

 La fuerza del ‘tornado del yo’ está compuesta, como dijimos, por energías etéricas, astrales y mentales de diferentes cualidades, muchas de las cuales se contraponen entre sí generando aún más violencia y fricción en el interior del tornado.
            Ahora bien, el centro del tornado está formado por una simple cosa: “inseguridad” y “miedo”, que son como las dos caras de una misma moneda. Estas dos energías son las generadoras de la complejísima gama de energías que se ponen en giro en su derredor. Esa inseguridad es la base del tornado del yo, por que proviene del sentimiento de separatividad.


¿Cómo se formael tornado del yo”?


Al surgir en los inicios de la individualización la sensación de separatividad, la mente psicológica experimenta “inseguridad”. Esto es lo primero. Luego comienza la búsqueda de la seguridad y la pérdida constante de la misma, porque se busca la seguridad en cosas finitas, caducas y perecederas, en el mundo material, por lo tanto surge seguidamente el “miedo” a la pérdida constante de seguridad. De esto se deduce que inseguridad y miedo serían la base o raíz misma del yo psicológico.

            El regreso a la Conciencia de Unidad, a la VIDA, al SER o Yo Soy puro, (en forma consciente), es la disolución progresiva de toda separación, y por lo tanto, el fin de la inseguridad y del miedo. Este “fin” de la separatividad es el fin del sufrimiento que la misma produce, y es a lo que se ha llamado Moksha (Liberación) y Nirvana (extinción o fin de la naturaleza inferior)..

 El proceso de la vuelta a la Armonía y la Paz, el regreso a la Unidad, al Amor impersonal, que es el Alma de todas las cosas visibles e invisibles, va diluyendo el tornado del yo psicológico, va disolviendo o restando fuerza a la ilusión del yo limitado o personal. Todo el aprendizaje ganado en forma de COMPRENSIÓN generado durante los ciclos reencarnatorios que la individualidad atravesó, es finalmente sintetizado y absorbido por la Mónada, que siendo en los inicios de la evolución tan solo una “Chispa Divina” de la Esencia de Vida Universal, ahora se ha transformado en “Fuego ardiente de Conciencia Espiritual”.


            He visto que existe una aparente contradicción entre los que afirman que el ‘yo’ no muere jamás, sino que se entrena y se expande, y los que pregonan que la iluminación del hombre es sinónimo de extinción del yo, de desaparición o muerte del ego. Podremos ver que, si profundizamos, ambas teorías aparentemente diferentes, se concilian.
            Hay pensadores, como Ramacharaka, que dicen que es un error pensar en que el yo es disuelto, sino que en realidad el yo se purifica y va expandiendo sus límites, cada vez más hacia la totalidad de la Vida. Podríamos coincidir con tal idea si pensáramos en que lo que en realidad es disuelto es el “yo psicológico”, lleno de trasfondo de limitación e ilusión; pero el YO SOY no puede ser disuelto por que es el SER, la Vida. Por lo tanto la Conciencia no es disuelta, sino que, como ya expresamos, se transforma, y sigue su proceso en la evolución en expansión. Lo que es disuelto y se extingue es la red enmarañada del yo psicológico. Es decir que lo que se extingue es la idea y sensación de ser un yo individual, separado y particular, diferente de los demás yoes y de los demás objetos.
           
            La disolvencia del yo psicológico se decanta por maduración evolutiva, por lo tanto es inútil ‘perseguir’ este objetivo porque no puede acelerarse a voluntad. Además, perseguir un “objetivo personal”, aunque este fuera de orden espiritual, es deseo y ambición: materiales de los que se compone el ego. Por lo tanto perseguir un objetivo, solo fortalecería al ego, en lugar de disolverlo… ¿Contradictorio no…? Todo esto requiere de discernimiento.
Lo que sí podemos decir es que, en todo esto, el autoconocimiento es necesario y vital. Podemos llamar “trabajo interior” al proceso consciente que nos lleva al autoconocimiento, y mediante ello, a la purificación de la conciencia. En este proceso, lo que es ilusión e ignorancia (de ‘lo que somos’…) debe transformarse en Sabiduría.

            Después de llegar a este punto en nuestro corto ensayo sobre este complejo tema, podríamos “hilar” más fino diciendo que ego y personalidad no son la misma cosa, aunque comúnmente van juntas.
            La personalidad es un conjunto de energías y atributos, desarrollados y/ó a desarrollar. El ego (ego personal) es identificación con los objetos, con los deseos y con las ideas; el apego e identificación a esos aspectos sería el ‘ego’ (el yo psicológico, diferente de ‘Ego’, con mayúscula).
            En el hombre común el ego casi siempre maneja a la personalidad a su antojo, pero a medida que el ego es observado, y reconocido en su ilusión, se va debilitando, y entonces es la energía Superior (‘Ego’) la que comienza a influir y a comandar a la personalidad. Durante este proceso se dice que el peregrino vive ciertas iniciaciones internas.
            Podríamos llamar “personalidad humana” a la que está unida al ego, mientras que llamaríamos “personalidad espiritual”, a la que, dejando al ego, se ha unido en mayor medida a la Voluntad superior.
           
Para ir cerrando este capítulo de reflexión (aunque en realidad nunca se cierra…), diremos, desde un punto de vista más esotérico, que la Mónada desciende a la materia con un Propósito: Evolución; y al llegar a la individualidad en la ‘forma hombre’, necesita del nacimiento del yo psicológico para generar experiencias de comprensión vital. El ego empírico es pues, necesario, y sirve a los intereses elevados de la Mónada.  A través de la extensa travesía de las sucesivas reencarnaciones, el aprendizaje vital resultante recogido en el cuerpo causal es absorbido finalmente, al final del proceso, por la Mónada. Esta es la extinción del ego y del cuerpo causal (que podríamos llamar alma), ya que todo el “Fuego de Conciencia” generado gracias a la fricción en la vida material, ha sido recogido finalmente por “El Padre” (la Mónada en el hombre).





sábado, 27 de febrero de 2016

Hercólubus: ¿Un Planeta Purgativo?


Se ha hablado mucho sobre el polémico tema del Planeta X o Hercólubus, denominado Nibiru en la antigua Sumeria. Entre diferentes polémicas, se ha dicho que este planeta existe y que tiene una órbita muy larga alrededor de nuestro sol (algunos creen que al acercarse al sol pasaría cerca de la órbita terrestre cada 3600 años, y que tuvo que ver con el hundimiento de la Atlántida hace alrededor de 10.000 años). La ciencia niega su existencia, pero es lógico pensar que aunque supiesen de su existencia lo nieguen, así como han negado tantas cosas más evidentes, como la existencia de extraterrestres entre nosotros, lo cual a esta altura de las experiencias sería una negación insostenible… y casi ridícula. Así que no sería errado pensar que aunque supiesen de la existencia del “Planeta X” lo nieguen, porque al aceptarlo tendrían que hablar también de las consecuencias del paso de este enorme planeta cerca de la Tierra…, y de ser estas consecuencias o efectos de índole catastrófico, sería lógico que se lo guarden…, al menos por ahora. Por supuesto que, mientras guardan la información y niegan todo lo relacionado al tema, pueden estar armando sus propios planes secretos de “salvación”. Esta podría ser una explicación de la creación del “Granero del Apocalipsis”. 

Es común y corriente, entre los que siguen los conceptos de la ‘Nueva Era’ de Acuario, el significado de la ascensión planetaria y del camino de espiritualización al cual se dirige inexorablemente la humanidad. Si bien quien escribe cree que existe bastante información ilusoria, incorrecta o desvirtuada entre el gran movimiento “New Age”, también es cierto que ciertos conceptos básicos pueden ser muy verdaderos y coincidentes con antiguas enseñanzas esotéricas y místicas del mundo. El concepto de la evolución universal y del despertar espiritual del ser humano, incluida la idea de una ascensión espiritual a nivel planetario, lo cual significaría una especie de “nacimiento”, se puede encontrar en muchas escuelas y religiones, con distintas simbologías o mitos.
Esta Iluminación humana y planetaria estaría acompañada, o más bien “dependería” directamente, de una gran “Purificación” que se estaría produciendo en todo orden de cosas.
Esto que parece estar aconteciendo, esta “doble acción” de la LUZ sobre el mundo, (en sus aspectos de iluminación y purificación), irían en aumento, hasta que la Gran Purga finalice y la Iluminación Búdica sobre el mundo fuese total, sin que haya sombras de resistencias en ninguna parte.
         Para que este proceso citado llegue finalmente a su cumbre sería necesaria “una ayuda cósmica”. Esta “ayuda cósmica” es, en realidad, permanente, ya que existen radiaciones espirituales que llegan a la Tierra desde fuentes solares y cósmicas que estárían beneficiando el proceso ascensional. Pero existe una ‘AYUDA CÓSMICA’ especial para un momento cumbre, y estaría manifestada en la acción purgativa y regeneradora que producirá sobre Gaia “el gran Planeta X” al surcar los cielos orbitales del sol. Pero a diferencia de lo que se cree comunmente, que el próximo paso de este enorme Astro terminaría de purificar al planeta Tierra, quien escribe piensa que se necesitarían al menos 2 pasos más de Hercólubus cerca de la órbita terrestre para que la Gran Purificación llegue a su cumbre final, antes del  advenimiento del verdadero Hombre Nuevo perteneciente a la Nueva Raza que ha de venir. El paso próximo, el que todos esperan como el definitivo, sería, según mis cálculos esotéricos sobre las razas humanas, un evento purificador para el período final de la actual raza aria; pero después de este paso del 'Planeta X' y tras una nueva órbita elíptica (la cual se ha calculado en varios miles de años) pasaría una vez más cerca de la Tierra (pero más cerca que la anterior vez, por la posición coincidente de las órbitas de ambos planetas en ese momentum) removiendo así totalmente la vida biológica planetaria y produciendo grandes transformaciones geológicas hasta verse plasmado un nuevo continente tras el hundimiento de los hasta ahora existentes. Tal Nueva Tierra sería donde nacería la futura 6ª Raza Humana.

         Quien escribe piensa que el Planeta X es más que una simple y colosal masa de materia y gases, y que sería una entidad cósmica planetaria de gran poder, una Inteligencia Planetaria con lineamiento evolutivo diferente al de los planetas comunes destinados a generar vida silvestre y diversidad de cualidades de conciencia en sus Esferas.
Según estas ideas compartidas aquí, “Planetas X” existirían muchos…, en la proporción justa y adecuada para la necesidad evolutiva en cada universo material. La labor de estos tipos de planetas sería única y estaría al servicio del Plan Divino Evolutivo en el Cosmos.
Estos no serían planetas errantes que portan grandes desgracias, como algunos piensan... Estos planetas serían Entidades Dévicas y Espirituales Inteligentes regidas por las más altas Jerarquías de la Luz Universal. Serían “ENTIDADES-PUENTE” pues serían como el acicate que permitiría atravesar las evoluciones raciales, planetarias y solares a través del portal de grandes cambios radicales. Serían, para que puedan los estudiantes entender con comparaciones, “la policía cósmica” que recoge entidades agitadoras y ‘frecuencias intrusas’ de esquemas planetarios infectados; o “el cirujano cósmico” capaz de extirpar el cáncer planetario de los planetas que necesitan liberación y progreso; o como un “sacerdote cósmico” capaz de exorcizar a los planetas materiales que ya ameritan la Gran Limpieza, liberándolos de energías anticrísticas alienígenas.
         Por supuesto que estas ideas, captadas en forma inspirada por quien escribe, son para pensar…, dando conceptos que quien escribe siente muy posiblemente verdaderos, aunque no pueda confirmarlo a ciencia cierta.

         De acuerdo a esta línea de pensamientos inspirados, se podría decir que:

Los ‘planetas purgativos’ cumplen con una vital función regenerativa en todos aquellos sistemas de mundos por donde su gran elíptica atraviesa. La elíptica de estos planetas puede variar tras grandes colisiones respondiendo siempre cada evento de este tipo al Plan de Evolución.   
Con su gran magnetismo gravitacional estos planetas producen grandes cambios geológicos en los demás planetas y astralmente las removidas no son menores. Son planetas que promueven “el gran cambio”, permiten cerrar etapas y abrir nuevas puertas a la constante evolución de los mundos y las civilizaciones.

         Estos Planetas Purgativos son únicos como Entidades Cósmicas y traen la posibilidad de limpieza, regeneración y reciclaje energético a la evolución de aquellos sistemas y planetas que, por ley evolutiva, están en la línea de su paso cíclico. Pero estos enormes astros actúan en el nivel material de la existencia cósmica para ayudar a ‘dividir las aguas vibracionales’ y permitir avanzar hacia esquemas evolutivos superiores a las almas (humanas y planetarias) ya preparadas. Es decir que estos ‘Acorazados del Espacio’ no existen en los planos dimensionales superiores, porque en tales esferas de vida las fuertes mareas de resistencias, propias de la Materia, ya no existen. Por lo tanto, dentro del espacio universal tridimensional estos “planetas de purga” son muy necesarios, y forman parte del Plan del Progreso.

         ‘Hercólubus’ sería un Planeta Purgativo correspondiente a este cuadrante galáctico. Se podría imaginar (por las dimensiones enormes de las que se ha hablado que posee) como “un gigante en los cielos”, de aspecto temerario, al ser ‘rojo’ y con una cola semejante a la de un cometa, pero con dimensiones muy superiores.
         Se ha relacionado al paso de este gran Planeta Purgativo con el Juicio Final en manos del Cristo Cósmico. Tal vez ocurra esa coincidencia exacta, tal vez no…, pero creo que si existe una relación entre los cambios que este enorme Astro causa a la Tierra cada vez que atraviesa su elíptica más cercana al sol y el Retorno de Cristo. Hay algunas coincidencias que pueden observarse:

         “Cuando la luna se tiña de sangre”… sería, según el verso bíblico, el día del gran evento purificador o Gran Juicio Final. (Apocalipsis, cap. 6; 6° sello). El ‘rojo’ de la luna teñida en sangre, se puede relacionar al color “rojo” del Planeta Purgativo “Hercólubus”, al cual se ha llamado también “el planeta rojo”.
 Entonces “el sol no dará su resplandor”… Este verso se podría relacionar porque Hercólubus, al pasar cerca de la Tierra con su gigantesco tamaño (muy superior al de la Tierra) podría tapar total o parcialmente la luz del sol. Estos serían los conocidos “3 días de oscuridad” de los que tanto se habló durante años pero sin saber cuál sería la causa de tal oscuridad, lo cual dio lugar a variadas conjeturas. Aquí podrían estar esclarecidos estos puntos…
Pero cabe aclarar que los “3 días de oscuridad” tal vez pueda no ser un evento físico, sino astral, entendiendo a la oscuridad no como falta de luz física sino como incertidumbre, desasosiego general, miedo y sufrimiento que habrá en millones de personas al ocurrir los eventos más drásticos de purificación planetaria, donde se ha dicho que habría inclusive caída de meteoritos (el “Ajenjo” del Apocalipsis bíblico). Esos momentos serían para refugiarse, orar y esperar que todo pase… Después de esta etapa de Gran Golpe Purificador, vendría el traslado de los sobrevivientes a zonas seguras y preparadas para emprender una vida comunitaria… Pero este ya es otro tema.

         En síntesis, ‘El Planeta X’ sería un planeta purgativo, pero existen más planetas de este tipo, o bien, con esa función; pero Hercólubus sería el que corresponde a nuestro cuadrante galáctico, estando todo sujeto a ‘leyes evolutivas’.
Quien escribe cree que todo ocurre de acuerdo a las Leyes Cósmicas(*) y que nada se escapa al Ojo del Cristo Universal y a Su Regencia.

         Además, este tipo de planetas son como ‘imanes’ de vibraciones densas, porque se dice que “vibran bajo”…, y si el Planeta Tierra está elevando cada vez más su vibración, llegaría un punto en el cual al enfrentarse ambas vibraciones planetarias se produciría un gran evento energético obedeciendo a la Ley de Afinidades. Entonces, la acción del gran ‘Planeta X’ recaería exclusivamente sobre los elementos vibracionales que se resistan a la Luz Búdica o Crística. Los que vibren en el Amor del Cristo no serían ‘absorbidos’ por el Gran Astro, porque “lo afín atrae lo afín”, y todo está regido por este gran Principio Universal. Todo es cuestión de vibración.

         No sabemos cuándo podrá ser este Gran Evento Transformador, lo que si podemos saber es que la preparación para ese “Día” sería elevar la vibración, es decir, purificarnos de las energías densas del egoísmo, el odio, el rencor, la ira, etc., y despertar al Cristo en el corazón.
         Nadie sabe cuándo será el día y la hora…, pero en cambio, sí sabemos cuál es el camino correcto y certero, el que nos purifique e ilumine cada día…

           Alguien ha dicho:

“Ser seres ‘de palabra’, responsables, honestos y bondadosos con los necesitados. Vivir en estado de alerta y en la paz del Ahora, sabiendo que el día del “Gran Nacimiento”, llegará…”
         “La promesa de vuestro Señor, Jesucristo, se cumplirá, ante los atónitos ojos de los incrédulos y la desesperada mente de los burlones…”
         “La Paz del Sol triunfará y las Tinieblas serán definitivamente expatriadas.”

Paz en los corazones.


--------------------------------------

*Leyes Cósmicas: La palabra “ley”, como se entiende comúnmente, da idea de un mecanismo rígido al cual se someten inflexiblemente todas las cosas y criaturas que se encuentran bajo dicha ley. Esotéricamente, en cambio, una “LEY” no es un principio físico y/o metafísico ‘desalmado’, rígido e inexorable, sino una entidad superior llena de “alma”, es decir, de conciencia, dotada de propósito y suprema inteligencia, la cual coordina sus fuerzas de tal manera que va favoreciendo el perfeccionamiento de la evolución en algún aspecto. Visto de esta manera, las leyes serían “inteligencias rectoras llenas de amor, vida y propósito”. En estos seres superiores  o “leyes divinas” todas las criaturas se mueven, viven y tienen su ser; y el progreso de estas entidades o ‘perfeccionamiento de estas leyes’ se coordina estrechamente con el progreso de toda la vida que contienen en Sí Mismas. Los ‘Señores del Karma’, por ejemplo, son esas Supremas Conciencias a cuya oculta actividad se le ha llamado “Ley de Karma”.





sábado, 24 de octubre de 2015

EL UNIVERSO LOCAL, EL GRAN ATRACTOR, Y MIKAEL

Qué es “EL UNIVERSO LOCAL”, según la ciencia y otras fuentes

            El término “Universo Local” ha sido empleado por diferentes grupos de investigadores, como por ejemplo por la ciencia, por contactados modernos como Sixto Paz, y se cita tal nombre en el ya conocido “Libro de Urantia”. Pero no todos parecen coincidir en cuál es nuestro “Universo Local”, en su constitución y límites. Los esoteristas y espiritualistas afirman cosas diferentes de lo que dicen los científicos… Tal vez nos acerquemos a la verdad si somos capaces de investigar con mente abierta comparando lo que cada investigador dice acerca de este tema. Veamos:

            Comenzaremos expresando algunas ideas del conocido contactista Sixto Paz. Según este investigador nuestro Universo Local está compuesto por 9 galaxias, de la cual la nuestra, la Vía Láctea, forma parte. Este contactado afirma que la galaxia Andrómeda o “M31” es la galaxia central de este grupo de nueve galaxias, y que es la galaxia donde reside el Gobierno espiritual central del “Universo Local”, que tiene un representante principal en cada galaxia. Esa Hermandad Blanca Universal llevaría el nombre de “Los 9 de Andrómeda”.
Además, este hermano parece coincidir con los Mayas, que afirmaban que en el centro de la Vía Láctea existe un gran sol central galáctico al cual llamaban Hunabku, en torno al cual giran más de cuatrocientas mil millones de estrellas que forman nuestra galaxia, de las cuales una es nuestro sol con su sistema planetario.

¿Qué diría la ciencia de estas afirmaciones de un contactado…?
Nada…, con respecto a las Jerarquías de seres espirituales que gobiernan las galaxias…, porque la ciencia empírica parece no ocuparse de cosas que vayan más allá de lo observable y comprobable empíricamente; pero respecto del grupo de galaxias al que se refiere Sixto como el ‘Universo Local’, la ciencia revela que nuestra galaxia, la Vía Láctea pertenece a un conjunto de galaxias, de aproximadamente 30 (algunos dicen que hasta 50), y las llama “GRUPO LOCAL”. Aquí parece haber una relación entre lo que dice Sixto y lo que afirma la ciencia, solo que Sixto habla de 9 galaxias, y la ciencia de más de 30. Tal vez Sixto (que transmite lo que ha recibido en su contacto interior) no considera a las galaxias menores o disgregadas, sino solo a las principales del ‘Grupo Local’ de 30… Entre esas galaxias principales, según el tamaño, Andrómeda es la mayor, y le sigue nuestra Vía Láctea, con un diámetro de la mitad de Andrómeda (datos científicos). Como Andrómeda es la galaxia más grande, es la que posee mayor fuerza de gravedad, y parece estar atrayendo con esa fuerza a las demás galaxias. Aquí se podría entender por qué Sixto dice que, según su contacto, Andrómeda es la galaxia principal del grupo.

Pero para la ciencia el “Grupo local” de galaxias no es el ‘Universo Local’, sino solo un conjunto menor de galaxias dentro de una estructura mayor (que ya veremos). Además existen grupos muy mayores en número de galaxias, y se les ha llamado “CÚMULOS”. Hay cúmulos compuestos por cientos y hasta miles de galaxias. Por lo tanto existen “grupos” y “cúmulos” de galaxias, y difieren en el número de galaxias que contienen. (Cada “grupo” contiene menos de 100 galaxias, y cada “cúmulo” más de 100, pudiendo ser, como se dijo, de muchos miles).
La ciencia afirma también que, si bien los grupos y cúmulos de galaxias son colosales estructuras estelares en el espacio, no son las más grandes, ya que se descubrió que existen conjuntos de cúmulos y grupo de galaxias, a los cuales se denominó “SUPERCÚMULOS”.  Se dice que el supercúmulo es la estructura mayor del Universo, y hay infinidad de estas estructuras en el Gran Universo Total.
Un supercúmulo está formado por cientos, o decenas de miles (según su tamaño) de grupos y cúmulos de galaxias. Estas estructuras colosales del espacio tridimensional parecen estar unidas formando filamentos, que a su vez forman como láminas, todo formado por miles de millones de supercúmulos. En el interior de esas láminas curvas hay materia oscura y energía oscura, es decir, ‘vacío’, de lo cual la ciencia sabe poco y nada… Serían como burbujas de ‘vacío’, cuyas superficies limítrofes estarían formadas por redes de supercúmulos de galaxias…
Todo esto es lo que la ciencia pudo “OBSERVAR” con modernos telescopios, llegando a realizar, no hace mucho, una “Cosmografía del Universo observable”. Es decir que la ciencia ha podido observar (con el alcance de sus telescopios) una red de cientos de miles de supercúmulos de galaxias.
Tan solo ‘uno’ de esos supercúmulos es el “SUPERCÚMULO LOCAL” o Supercúmulo de Virgo”, en el cual está nuestro ‘Grupo Local’ de 30 galaxias (y dentro de este Grupo, nuestra Galaxia, la Vía Láctea), junto a aproximadamente cien cúmulos de galaxias más. Si calculamos (a groso modo) que cada cúmulo está formado por alrededor de 1000 galaxias cada uno (en algunos más, en otros menos…), el cálculo aproximado de galaxias que contendría nuestro Supercúmulo Local sería de 100.000. Cien mil galaxias, con cientos de millones de años luz de diámetro, sería el tamaño tridimensional del Supercúmulo Local que, quien aquí escribe, sostiene que es sinónimo de “UNIVERSO LOCAL”.

Hemos llegado al punto que nos ocupa: El UNIVERSO LOCAL sería entonces lo que la ciencia llama “Supercúmulo Local” o Supercúmulo de Virgo.
Lo que Sixto Paz llama entonces ‘Universo Local’, sería en realidad tan solo el “Grupo Local” de nuestro Universo Local. Por lo tanto nuestro Universo Local estaría formado, como vimos, por más de 100 conjuntos de galaxias (entre ‘grupos’ y ‘cúmulos’), entre los cuales está el “pequeño” ‘Grupo Local’ que contiene a nuestra galaxia.

Este último concepto encastra bien en lo que cuenta El Libro de Urantia, aunque tal libro no habla de ‘galaxias’ para explicar el Cosmos (y rara vez nombra a la Vía Láctea), sino que habla de la existencia de 7 Superuniversos; cada uno compuesto por 10 “sectores mayores”, y cada sector mayor se divide en 10 sectores menores. Dentro de cada sector menor existen millones de estructuras menores, llamadas “UNIVERSOS LOCALES”.
Hasta el momento existía un vacío entre ciertos conceptos vertidos por El Libro de Urantia y lo afirmado por la ciencia astronómica, en cuanto a las estructuras del Universo. Pero la presente reflexión comparativa no solo acerca posiciones, sino que podría ser la piedra angular que las une….
En síntesis, lo que la ciencia observó como “supercúmulos” serían los “universos locales” del Libro de Urantia.

Vayamos un poco más allá en nuestra investigación comparativa:
La ciencia también dice que nuestro Supercúmulo Local, junto a miles de miles de supercúmulos formaría parte de una estructura mayor, a la que ha llamado “LANIAKEA” (que significa “cielo inmenso”, en hawaiano). Esta superestructura de la que habla la ciencia correspondería tan solo a un “sector menor” (décima parte de uno de los 10 “sectores mayores”) dentro de uno de los 7 colosales Superuniversos que describe el Libro de Urantia.
Nuestro Universo Local o Supercúmulo Local pertenece, según El Libro de Urantia, al 7° de los Superuniversos, de los cuales la ciencia terrestre nada sabe ni sospecha por ahora, ya que sus observaciones apenas alcanzarían, por ahora, a una centésima parte del Superuniverso al cual pertenecemos (una de las 7 hiperestructuras macrokósmicas de las que habla el Libro de Urantia).

Dejemos ahora estas súper-colosales estructuras que nuestra ciencia aún desconoce, y volvamos al tema de nuestro UNIVERSO LOCAL, compuesto, como vimos por 100 grupos y cúmulos de galaxias (lo que totalizaría aproximadamente 100.000 galaxias). Ubiquémonos en EL CENTRO de este Universo Local, y veamos que dice al respecto El Libro de Urantia y que afirma la ciencia.

El Libro de Urantia afirma que en el centro del Universo Local rige un “MIKAEL”, al cual llama Hijo Paradisíaco. Este gran Ser es, según tal fuente, el Regente gobernante del Universo Local. En cada Universo Local (o supercúmulo, en términos de la ciencia) existiría un Mikael, es decir, un Cristo Universal para el gobierno de esa región del espacio. Este Gobernante es UNA CONCIENCIA, encargada de expresar el Propósito Evolutivo para todas las formas, entidades y astros dentro de este Universo Local que está bajo su regencia.
Este Ser es de pura luz y energía y sería lo más parecido a un centro magnético e irradiativo, cuyos rayos alcanzan a todo su Universo dentro su esfera de influencia.

La ciencia, por su parte, ha descubierto hace poco, que en el centro del “Supercúmulo Local” existe un gran centro de fuerza de gravedad al cual han denominado “EL GRAN ATRACTOR”. Se afirma que este gran centro posee una fuerza de atracción hacia sí mismo de todos los grupos y cúmulos de galaxias que conforman el Supércúmulo Local, aunque se sabe que la fuerza expansiva del Universo es mayor a la de la gravedad. (Todo el Gran Universo Total es como una ‘pulseada’ entre la fuerza de gravedad de miles de millones de estructuras estelares aglomeradas en grupos, cúmulos y supercúmulos, y la fuerza de EXPANSIÓN que parece estar ganando la pulseada…, por que todo está en expansión).

El Gran Atractor sería como un gran agujero negro con un inimaginable poder de gravedad. Este estaría en el centro del Supercúmulo Local, y tendría el suficiente poder como para ejercer una fuerza de atracción de todos los grupos y cúmulos de galaxias que conforman su gran superestructura.

Según lo explicado podríamos inferir que lo que el Libro de Urantia llama “MIKAEL”, el centro magnético-espiritual en el centro del Universo Local, sería lo que la ciencia llama “EL GRAN ATRACTOR”, el centro de gravedad del Supercúmulo Local; aunque la ciencia se refiere solo al aspecto material, mientras que la primera fuente (El Libro de Urantia) se refiere principalmente al aspecto espiritual. De todas formas, lo material y lo espiritual coexisten. La ciencia mira, investiga y mide solo “la cáscara”, es decir, el aspecto material de fenómenos que van mucho más allá…, en profundidad. Pero existen correspondencias, como estamos viendo… Los extremos entre ciencia y espiritualidad se van acercando cada vez más, aunque podría llevar miles de años a la ciencia empírica corroborar enunciados de conocimientos esotéricos-metafísicos de milenaria trayectoria en círculos de la ciencia oculta.
(No confundir el término “ciencia oculta”, empleado aquí para designar a los sagrados conocimientos esotéricos y a los métodos lícitos para obtenerlos, con el mismo término, incorrecta e infelizmente empleado, por la hechicería o artes mágicas dudosas).

Un dato interesanteEl Libro de Urantia proponía tales conocimientos citados, sobre la existencia de un ‘Hijo Paradisíaco’ en el centro regente de cada Universo local, en la primera mitad del siglo XX, es decir, varias décadas antes que la ciencia llegase a descubrir la existencia de “El Gran Atractor”…
Tal vez un día la ciencia llegará a descubrir “EL ATRACTOR ABSOLUTO”, que es el centro de los 7 colosales Superuniversos, de lo cual habla el Libro de Urantia, denomunándolo “ISLA ETERNA DEL PARAISO”, el centro del TODO.
 Este es el ‘Parabrahman’ de las escrituras Indas, y sería el “Logos Absoluto”, como podrían llamarle los teósofos… Desde esa Isla Eterna del Paraíso provienen los ‘Mikaels’ para ocupar los puestos de Regencia en los Universos Locales (o Supercúmulos), y por eso se les llama “Hijos Paradisíacos” o “Hijos Creadores”, porque son emanaciones del Paraíso Central Total.

Quien aquí escribe cree y siente que estos enunciados comparativos son únicos, hasta ahora, por su temática con las relaciones expresadas; y podrían ayudar a efectuar un acercamiento más entre ciencia y religión; (la religión entendida como ‘espiritualidad’ y misticismo, sin banderías de ninguna especie).
La sola espiritualidad no es el camino completo, como tampoco lo es la sola ciencia empírica. Como se dice que el Buda dijo: “la Verdad está en el camino medio”… Es por lo tanto, hermanando a la ciencia con la esencia pura de la religión, como el ser humano avanzará…, con ‘sus dos piernas’ a la par y alternando los impulsos del progreso.

Suryanam Ra



Una contribución a E.I.S.A., Escuela Iniciática Solar de las Almas


viernes, 10 de julio de 2015

SINTETIZANDO SEÑALES DE LOS TIEMPOS


CONSCIENCIA Y SERVICIO PLANETARIO

            He estado observando y examinando lo que viene ocurriendo en la Tierra, a nivel social, económico, climático-telúrico, y las reflexiones y señales de diversos contactados y videntes que dan distintas explicaciones de lo que ocurre y de sus causas.
            Se ha hablado de la responsabilidad de EEUU en los terremotos y sismos (HAARP), de las grandes explosiones solares, mientras otros hablan de “la Santa Ira de Dios” en el fin de los tiempos, y otros de “cambios vibracionales” por la “Ascensión de la Tierra”, etc.
            Mucho de lo que está ocurriendo en la sociedad humana es depuración, es por ese motivo que están saliendo a la luz más que nunca temas ocultos de mafias nacionales e internacionales, tratados oscuros en la política, en el football mundial (que manejan tanto o más capital que las naciones), en la parte oscura del poder eclesiástico (las cuentas ocultas del Banco del Vaticano…), el objetivo de vacunación mundial con dudosos objetivos, el gran negociado con la Salud, etc., etc., etc.
            He visto una relación entre todo esto, las cosas no se contraponen, se integran, pero hay que dejar que cada pieza encaje en su lugar.
  
            Mi visión:

            Nuestro planeta Tierra atraviesa un cambio de eras, y esto implica un cambio vibracional, energético, en todo su “Cuerpo” de manifestación. Por lo tanto, todo lo que vive en su Cuerpo, minerales, vegetales, animales y humanos, se ven de una u otra forma afectados por este proceso al cual podemos llamar “Elevación” espiritual ó “Ascensión” luminosa.
            Energías poderosas, nuevos efluvios vibracionales, llegan a la Tierra desde el centro de la Vía Láctea. Estas Energías espirituales que vienen del centro de nuestra Galaxia, pasan por nuestro Sol (de allí las explosiones solares frecuentes), y desde allí, entran en nuestro planeta por los 2 Polos magnéticos. Por el polo norte se dice que ingresan las energías Yang, y por el polo sur, ingresan las energías Yin (femeninas). Ambas energías están viajando por “LA COLUMNA VERTEBRAL DE LA TIERRA”, la Cordillera de los Andes, para encontrarse en el Ecuador y desde allí nutrir la Tierra completa. Pero, este proceso cósmico natural está siendo interrumpido por la masa de energía psíquica negativa creada y sostenida por aquella parte de la humanidad que conserva los viejos patrones de vida y se resiste al vital CAMBIO. Estas energías negativas y la energía de resistencia producen bloqueos energéticos (nódulos planetarios) en ciertas zonas que las nuevas energías deben recorrer y atravesar (meridianos planetarios). Es justamente allí, en esas zonas de bloqueo, donde ocurren los terremotos, sismos, tornados y erupciones volcánicas.
            Si vemos lo que ocurre en el cuerpo humano, en sus meridianos de energía, cuando hay bloqueos, podemos saber lo que en el Cuerpo planetario ocurre, ya que es lo mismo, pero a mayor escala.

            En síntesis: Lo que está ocurriendo es que la Tierra está recibiendo gran y especial afluencia de “vitalidad cósmica”, la cual debe redistribuir en todo Su Cuerpo, pero existen bloqueos (discordia psíquica), cuya resistencia genera  ‘desbloqueos drásticos’, para que la energía finalmente pueda fluir libremente. Estos “desbloqueos drásticos” son inevitables ya, por que gran parte de la humanidad permanece en resistencia, apegada a lo material. Por lo tanto eventos drásticos a nivel material ocurren y ocurrirán, hasta que el desbloqueo llegue a su fin.
            No obstante, la labor mancomunada de los hombres de Fe, pueden crear las condiciones energéticas cada vez más propicias para que las energías cósmicas entrantes al planeta encuentren nuevas líneas de luz para que esas energías se integren adecuadamente. Esto es trabajar unidos en la creación de REDES DE LUZ.

            ¿Cómo hacerlo?
   En primer lugar, siendo conscientes de que SOMOS LUZ. Sin esta premisa no es posible trabajar en la Red de Luz. (Esto implica la desidentificación de la conciencia de los vehículos materiales.)
            Luego, trabajar en un grupo, en oración y meditación, guiados por la misma intención. Si no te es posible estar en un grupo por el momento, ser consciente que todos somos miembros del Gran Grupo de Servidores de la Luz en la Tierra, y que por lo tanto, aunque estés, o te parezca estar solo en tus meditaciones, no lo estás, pues estás unido por hilos invisibles de luz a miles de hermanos que trabajan por la misma causa. Trabajar con esta consciencia.
            En cada sitio donde se celebran meditaciones, oraciones, y ceremonias sagradas, se forma una “antena de Luz”, es decir, un punto focal de unidad de la RED DE LUZ.
            Hay quienes trabajan en la Red de Luz de una forma más consciente, y otros que, sin saberlo, contribuyen igualmente a esta misión planetaria.

Esto es lo que vi integrado. Por eso considero y siento que trabajar con consciencia de unidad es lo más importante en estos tiempos.
            El siguiente Mantram se recibió con este propósito de trabajo:





MANTRA DE LA TRIPLE UNIDAD

QUE LA UNIDAD ENTRE NUESTROS CORAZONES SEA INDESTRUCTIBLE
QUE LA UNIDAD ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA SEA INDESTRUCTIBLE
QUE LA UNIDAD DE PROPÓSITO SOLAR SEA INDESTRUCTIBLE

YO SOY ESTA TRIPLE UNIDAD INDESTRUCTIBLE.

  


Para el servicio, ver también “LA GRAN AFIRMACIÓN”, que se puede encontrar en:








lunes, 8 de junio de 2015

Una reflexión sobre Nibiru y sus tripulantes en Tierra


           
            El tema de Nibiru nos llega desde las leyendas sumerias. Se cuenta que este es un planeta que cada aproximadamente 3600 años pasa por la órbita del Sistema Solar, por eso algunos investigadores piensan que este es el planeta n° 12 del sistema solar. Pero su elíptica es diferente al del resto de los planetas del sistema solar. Se cuenta que en ese planeta viven seres extraterrestres, principalmente del tipo de raza reptiliano, y que el comandante de esa gran “nave-planeta” es un extraterrestre llamado ‘Anu’. De allí que a estos humanos reptiloides nibiruanos también se los haya llamado “anunnakis” (término que significaría “los seres que descendieron del cielo”). Por lo tanto anunnaki proviene de la palabra Anu, que es el nombre de la Jerarquía principal de ese planeta (o al menos lo era durante los eventos relacionados con la Tierra). Estamos hablando de un tipo de extraterrestre, de una particular mezcla genética que vive desde hace cientos de miles de años en dicho planeta. Se cree que los nibiruanos o anunnakis son remanentes de razas de los oriones y de Alfa Draconis, y puede que haya alguna mezcla genética de los humanos originales de Lira y Andrómeda…, y otros,  pero los nibiruanos son principalmente reptiloides (con rasgos de serpiente o del lagarto, según la genética).
Esta particular ‘tipología’ no determina la conciencia de estos seres, ya que hay reptilianos ‘buenos’, benevolentes, sabios y “crísticos”, y los hay ‘malos’, es decir egocéntricos, agresivos y despreciables. Esta verdad no es diferente a como sucede con los humanos terrícolas… En nuestro planeta la maldad o la benevolencia no depende de las razas, porque un hombre de raza amarilla puede ser benevolente y sabio, o despiadado e insensible, y esto vale para todas las razas de la Tierra, negra, blanca, roja…, y sus mezclas. El nivel de conciencia es lo que determina la cualidad del carácter y la maduración del alma de un ser, más allá de cuál sea la tipología racial a la cual, en un momento dado, está adherido, como alma,  en encarnación. Esto ayudará a desmitificar la idea generalizada que he podido observar, al creer que los extraterrestres reptiloides son maléficos… Esto es relativo, pues sería lo mismo que decir que todos los de raza negra son despreciables y malvados…, o todos los de raza amarilla… Esto es ‘racismo’, en nuestro planeta o fuera del mismo…
Lo que importa no es la raza, sino el alma que está encarnada en un individuo de esa raza… Las razas son tan solo ensayos genéticos que se han probado durante miles de millones de años y que siguen probándose en el Universo con el fin de que las almas evolucionantes puedan encarnar en vehículos materiales en los cuales poder seguir adquiriendo experiencias de fricción y comprensión. Si esto es entendido, la reflexión podrá ir más allá…, para entender los acontecimientos de otra manera…
Lo que ocurre es que en el inconsciente colectivo del hombre terrestre hay experiencias remotas negativas con los anunnakis, y por eso el ser humano guarda cierto miedo y rechazo con esa tipología de razas…, Pero si se entienden los hechos, ese miedo puede ser comprendido y superado. Tal vez ahora que salen estas informaciones a la luz, sea el momento de que la psiquis humana general “vea”, descubra y trascienda sus bloqueos ancestrales…

Como se explicó, Nibiru es ese planeta que los sumerios decían que era el hogar o “la nave” en la que viajaban ‘los dioses’. Estos “dioses” aparecieron en distintas ocasiones a los humanos terrestres (a pueblos indígenas de subrazas atlantes, principalmente), ya que cada vez que el astro Nibiru pasaba (cada 3600 años) cerca del sistema solar, aprovechaban los anunnakis para abordar la Tierra con agendas propias que concretar.
La palabra “dioses” también debe ser correctamente interpretada, ya que en la antigüedad los pueblos llamaban “dioses” a ‘seres que descendían del cielo’ y que demostraban tener un desarrollo muy superior en ciencia, lo cual les permitía realizar cosas que para los seres humanos terrestres primitivos eran como verdaderos “milagros de los dioses”… Pero en realidad estos no siempre eran ‘seres éticos’, evolucionados en consciencia. Había extraterrestres mediocres, de característica egocentrista, que buscaban dominio y poder sobre los humanos terrícolas, y no les era difícil conseguir sus fines ante las poblaciones subdesarrolladas y primitivas presentes en nuestro planeta en aquellas épocas.
Algunos de estos seres extraterrestres, demostrando sus poderes ante los atónitos, crédulos e ignorantes terrícolas, se hicieron pasar por “dioses”, y no les fue difícil hacerlo, ya que los pueblos de la Tierra eran inmaduros y supersticiosos. Pero hubo otros seres extraterrestres que arribaron a nuestro planeta para ayudar, algunos eran benevolentes, pero autoritarios, y otros ayudaron a liberar al ser humano originario de nuestro planeta de las ilusiones generadas en virtud del contacto con los engañosos extraterrestres egocéntricos. Es decir que hubo seres cósmicos que vinieron a ayudar a la Humanidad, y la mejor manera de hacerlo sería ayudando al alma humana a su “despertar de consciencia”, porque con el despertar, el hombre podría liberarse a sí mismo, y madurar.
Por lo tanto la Tierra fue abordada por entidades de otros mundos y esferas de vida, en diversas oportunidades, algunos seguían agendas egoístas propias, otros eran benevolentes pero autoritarios, y otros vinieron a ayudar al progreso con respeto del libre albedrío humano, muchos de estos últimos sacrificándose a sí mismos para ayudar… Hubo, por lo tanto, distintas categorías de seres que arribaron a La Tierra, de diferentes niveles de conciencia. Esta información nos mueve a tener mucho cuidado al considerar el tema ‘extraterrestre’, para saber colocar cada cosa en su sitio justo, y no confundirse, “metiendo todo en la misma bolsa”…

Nibiru es sinónimo de lo que la ciencia luego llamó “Planeta X”, y lo que ciertos grupos gnósticos llaman “Hercóbulus” o “Planeta Rojo”. En la Biblia a este gran astro que pasaría rosando la Tierra (y algún asteroide cae en Tierra) y que causa desastres se le llama “Ajenjo” (que significa ‘amargo’, por que el ajenjo es una planta amarga, y así se llamó al astro que causaría amargura durante su paso por la Tierra); pero todo se trata del mismo astro, del mismo tema, con distintos nombres.

En los estudios esotéricos se afirma que, hace muchos millones de años (mucho antes que descendieran los nibiruanos), arribaron al Planeta Tierra los “Senores de Venus”,  seres mucho más evolucionados que el humano terrícola. A estos seres se les llamó “Kumaras” (que literalmente significa ‘niño’, o joven que no pasa de los 15 años, haciendo así alusión a la gran pureza de estos seres); también se les llamó Pitris Solares (Pitri significa Padre). Los Pitris Solares fueron los progenitores del hombre interno, es decir, quienes trajeron los principios superiores al ser humano (conectaron la Tríada Superior al cuaternario inferior). Es decir que estos seres, que en realidad eran seres de Conciencia Solar o Crística-Cósmica descendidos hasta el sistema solar de regiones extrasistémicas, descendieron al Esquema Evolutivo de Venus, como escalón descendente necesario para poder llegar, en su descenso divino, hasta la densa dimensión del Planeta Tierra (no tenían cuerpo físico denso, sino cuerpo etéreo-espiritual). Descendieron así para llegar al hombre terrícola, que ya poseía cuerpo físico y astral, pero que todavía no poseía mente pensante. El hombre en aquella época, Lemuriana, no se puede decir que fuese todavía hombre sino apenas un antropoide, más animal que humano. Estos eran los vehículos inferiores que formaban ‘el hombre externo’ (que necesitaba unirse a la Tríada Espiritual u ‘hombre interno’), y a este hombre externo o material lo construyeron, antes de la llegada de los Señores de Venus, otra jerarquía de seres extraterrestres de la Confederación Crística Universal: el Manú de la 3° raza lemuriana, junto a sus auxiliares y ayudantes. Como puede verse, todo sucede por procesos, de acuerdo a un extenso Plan Divino para lograr finalmente arquetipos evolutivos que están en la Mente del Logos.
Por lo tanto, al arribar a la Tierra los Kumaras, ya encontraron a un ‘hombre material’ (el hombre exterior) bastante bien formado, pero sin autoconsciencia. Ellos venían a dar al hombre-simio los principios para que se desarrolle la autoconsciencia. Insuflaron la mente en el hombre animal Lemur, y se puede decir que fue a partir de ese evento que ‘el hombre’ apareció sobre la Tierra (aunque era un hombre embrionario aún). Por eso la literatura esotérica teosófica nos explica que el ser humano de la Tierra fue creado por varias jerarquías de seres. Están los que, como dijimos, intervinieron en la formación genética de los vehículos materiales (extraterrestres a los cuales se les llamó “Señores de la forma” o Pitris Lunares), y están los que intervinieron, en fa formación del hombre interno; porque el hombre no es solamente genética física-química, sino además, y fundamentalmente, esencia solar-espiritual. (Esto último es lo que no entienden muchos de los que hablan de la creación del hombre terrestre como simple producto de ensayos híbridos entre genes terrestres y extraterrestres…). Cuando la religión afirma que Dios creó al hombre, no se equivoca en esencia, ya que el Poder Divino se expresa a través de sus múltiples Inteligencias del Universo.

Retomando, cuando los venusinos solares descendieron a nuestro planeta, el principal de los Kumaras tomó la dirección del gobierno del Planeta Tierra, y es a quien en esoterismo se le llamó “Sanat Kumara”, el Anciano de los Días. A partir de ese momento apareció la Jerarquía Espiritual Planetaria, que al principio eran seres, como vimos, extra-terráqueos, ocupando los puestos de gobierno en el Esquema Evolutivo Terrestre; pero a medida que el hombre fue progresando en desarrollo, los más desarrollados y avanzados fueron cubriendo puestos en la Jerarquía Planetaria. Así es como apareció la Jerarquía espiritual planetaria, que se asentó dentro de la Tierra, y Sanat Kumara se transformó en el Centro Solar del Planeta Tierra, un centro etérico-espiritual de inmenso amor por la vida en esta Esfera.

Todo esto ocurrió desde hace 18 millones de años en adelante; pero ocurrieron eventos cósmicos que precipitaron acontecimientos en la Tierra. Había estallado una guerra dentro de este Universo Local (Nebadón), que incluía a nuestra galaxia, la Vía Láctea, a la galaxia vecina ‘Andrómeda’, y a otras galaxias más que forman parte de lo que la ciencia hoy llama “Grupo Local” (un conjunto de varias decenas de galaxias aglomeradas por grandes fuerzas gravitatorias). Como siempre ocurre, en esta guerra estaban los que estaban del lado del egocentrismo (los ‘anticrísticos’) y los que estaban en el grupo que apoyaban el Plan Evolutivo Cósmico (los ‘crísticos’). Un grupo de tendencia mayormente anticrística descendió a la Tierra con agendas egoístas; eran del planeta Nibiru. En cierta época, ‘los nibiruanos crísticos’, compartieron con los humanos terrícolas su cultura y conocimientos; (de allí el avance en astronomía de muchos pueblos antiguos…), pero cuando otro grupo nibiruano, anticrístico, tomo el mando, tomaron de rehenes a los humanos terrícolas, y los obligaron a trabajar para ellos. Sus fines eran extraer oro de las profundidades de la Tierra, pues se dice que era un metal necesario para su propia vida en Nibiru, su propio planeta. Durante la visita de estos seres, se hicieron experimentos genéticos con los humanos terrestres, hibridándolos con su propia raza, para poder obtener un tipo racial obediente, sumiso y subordinado a sus fines. Esto torció el plan evolutivo terrestre, de acuerdo a los planes arquetípicos y a la acción de los Kumaras. Después de esta intrusión anticrística, las fuerzas de la Luz Crística tuvieron que trabajar día y noche para reencausar el Plan evolutivo en la Tierra.
Los Padres Solares, los Kumaras dieron un gran impulso al progreso de la humanidad terrestre, porque impulsaron grandemente con su presencia y actividad el avance mental de la humanidad, pero más tarde hubo un retraso al intervenir fuerzas extraterrestres anticrísticas modificando en alguna medida la genética humana… Aún así, era esperable por los Señores de la Luz que intrusiones anticrísticas sucediesen durante los procesos evolutivos en la Cadena Terrestre, esto sería natural e inevitable en alguna medida, por que la Cuarta Cadena evolutiva es la más densa y material, y es donde se encuentran mezcladas las razas más materiales del Esquema Universal; por lo tanto, mientras la evolución esté en su 4° Cadena (la Cadena Terrestre) y en el 4° Globo, “D”, el más material también, experiencias densas con razas alienígenas densas, serían inevitables y esperables. Lo que ocurre es que, con el estallido de la Guerra Universal, las cosas empeoraron más de lo esperado…
Es por este motivo que Mikael, el Regente Solar del Universo Local, el ‘Adonai’ (Señor) del Universo, tuvo que manifestarse en nuestro planeta en más de una ocasión, en diferentes épocas raciales, para reencausar el Plan Divino en la Tierra. La última vez fue hace 2000 años, como todos saben… En aquella oportunidad prometió volver, y por cierto que no fue una promesa ‘para dejar tranquilo a los preocupados discípulos’…, claro que no…, sino una promesa cargada de conocimiento de los ciclos cósmicos evolutivos. El Cristo Solar sabía que, pasado cierto ciclo de vida evolutiva, tendría que manifestarse nuevamente como Avatar (encarnación Divina) para manifestar con Su Presencia, que es pura energía, en fin de un ciclo y el comienzo de otro. Lo que ocurre es que casi todos han interpretado esta “promesa-evento” como algo relacionado especialmente a nuestra humanidad y a nuestro planeta; pero la promesa del Rey Cristo va mucho más allá, ya que tiene alcance “universal”. Con su próxima VENIDA, el Cuerpo Macrokósmico Universal se limpiará por completo de frecuencias anticrísticas.

Nuestro planeta fue en realidad, como el “chivo expiatorio” de un conflicto de alcance universal (que al menos alcanzó, como vimos, a las galaxias del “Grupo Local” del Universo de Nebadón). Es decir que la Tierra se convirtió en un escenario de lucha y conflicto entre las fuerzas crísticas y anticrísticas del universo local.
Un ejemplo claro se puede encontrar en la historia de la Iglesia Católica y de sus santos y mártires. “La Santa Inquisición” fue al principio impulsada para depurar la doctrina cristiana, que se estaba desvirtuando; pero enseguida fue tomada por fuerzas anticrísticas camufladas dentro de la Iglesia (lobos vestidos de ovejas…) y es así como se quemaron conocimientos y cuerpos humanos en las hogueras…; lo que no pudieron quemar fueron a los espíritus crísticos de los mártires, que aguantaron con estoica fortaleza hasta las últimas consecuencias los embates del poder oscuro. Sus cuerpos fueron consumidos, pero no así sus voluntades solares, que siguen avivando el Fuego del Alma de la Humanidad.
Muchos que no saben nada de estas cosas, de las fuerzas (de origen extraterráqueo) que estuvieron involucradas en la vida de la Iglesia Católica, culpan a la Iglesia… por las cosas que ocurrieron en sus propias filas…; pero lo cierto es que en ninguna otra religión existió una oposición a la Luz, como sucedió en la Iglesia Católica, y esto ocurrió porque ‘los anticrísticos’ querían eclipsar la Luz Crística traída por Mikael, la cual estaba destinada a liberar a la Humanidad, y para lograrlo invadieron astralmente a la Iglesia Cristiana logrando ocupar sitios de poder dentro de las jerarquías de La Iglesia. Estas Fuerzas Siniestras sabían que si lograban acaparar a la Iglesia, lograrían dominar al pueblo creyente. Pero las fuerzas solares, crísticas, no tardaron en enviar a sus agentes, los cuales encarnaron como humanos con la misión de introducirse en la Iglesia para hacer frente a la situación. La lucha fue encarnizada, y las fuerzas de la Luz nunca respondieron al odio con odio, sino que se mantuvieron firmes a la Ética Crística Universal en todo momento… ESTE ES EL PODER DEL CRISTO…, y aún hoy se hace presente cada día en sus agentes solares, que diariamente, muchos en forma anónima, entregan sus vidas por el Bien mayor de todas las almas.

Recuerde el lector, que las fuerzas anticrísticas de las que estamos hablando, los conocidos “demonios” de la Iglesia Católica, eran en realidad extraterrestres reptilianos anticrísticos… Estos seres son famosos por poseer gran fuerza psíquica; muchos son cascarones vacíos, es decir envases astrales densos, sin los principios superiores, es decir, sin alma, (impulsados por alguna voluntad anticrística mayor). Estas entidades, que ya no pueden llamarse “seres”, porque el espíritu de vida de ha ido…, son como ‘parásitos cósmicos’ que muchas veces son los que obsesan (poseen) el cuerpo de algún ser humano débil. Cuando esto ocurre debe expulsarse el intruso con “exorcismo”. Esto ha sido practicado por sacerdotes idóneos de la Iglesia durante cientos de años, sacerdotes que conocían muy bien los artificios de estas entidades y las formas para liberar al cuerpo obsesado (poseído), permitiendo que el alma humana vuelva a su templo físico tras el exorcismo…

Varias entidades de estas fuerzas anticrísticas lograron penetrar en familias influyentes, principalmente en ciertos puestos de los gobiernos del mundo y en la cúpula de mafias multimillonarias. La generación y sustento de guerras entre los pueblos, son una de sus preferidas actividades… Sus fines siempre han sido claros: dominar sobre el mundo y tener al ser humano como esclavo sumiso a sus fines. Pero las Fuerzas de la Luz han seguido generando oportunidades para el despertar crístico de las almas humanas, y esto es lo más temido por los entes de la senda oscura, debido que ellos solo pueden dominar a través de la ignorancia y la ceguera de los humanos. La ignorancia es lo que vuelve vulnerable al hombre. Pero cuando el hombre se vuelve consciente, y cuando además descubre su ser crístico, cuando descubre el poder de la unidad y del amor…, en ese instante las fuerzas siniestras pierden fuerza y terreno…, y sus objetivos se desbaratan… Así que el Plan de las Fuerzas Crísticas ha sido el despertar de las almas humanas, con el conocimiento de que el hombre debe liberarse a sí mismo, debe llegar a ser “luz para sí mismo” y el señor de su propio destino… Esta ha sido la acción fundamental de la Jerarquía Espiritual en el Planeta Tierra, mientras se espera que la Promesa de Aquel que dijo que volverá, se cumpla con poder y gloria, cuando llegué su momento.

            Existen extraterrestres nibiruanos crísticos que han encarnado en la Tierra para denunciar el poder de las mafias y la corrupción mundial llevada adelante por el poder nibiruano anticrístico presente en la Tierra. También se encuentran presentes seres solares de otras constelaciones y estrellas, cumpliendo con su particular misión  en el Plan… Como se ve, sigue en pie la lucha entre las fuerzas crísticas y anticrísticas, con escenario en nuestro planeta, y en medio de esta lucha universal, están los miles de millones de inocentes almas humanas ascendentes, que luchan por iluminarse y liberarse, esperando el nacimiento del ‘Cristo Niño’ en sus conciencias.

            Conocer sobre la verdadera naturaleza de las cosas y los hechos, es lo que libera al hombre de la esclavitud de ideas ilusorias que atan al miedo.
            El miedo es una energía que ha sido utilizada por ‘los anticrísticos’, permitiendo que se formen callosidades mentales de supersticiones en los pueblos. El verdadero poder crístico siempre libera al hombre de las irreflexivas supersticiones, y lo coloca en una posición cada vez más firme de reflexión inteligente.
            Es por este motivo que el DISCERNIMIENTO, y el libre pensamiento, han sido siempre combatidos por el poder oscuro, para impedir el avance del ser humano en conciencia. Esto es evidente en la historia de los pueblos.

            Que estas líneas puedan servir para abrir los ojos en las posibles causas reales de muchos acontecimientos mundiales, y para saber mejor de dónde venimos…, hacia dónde vamos…, y quiénes son los verdaderos actores en este escenario.
Suryanam